Opinión

Entre los gritos de Claudia, los devaneos de Fajardo y el odio de Petro