Opinión

Ese pacto no obliga a nadie | Rafael Nieto Loaiza